martes, 2 de octubre de 2012

Pancarta





Amanezco desde su piel
con ensoñaciones
que no explican las ciencias,
incalculables.

Ensoñaciones que se disuelven
en las rutinas
como el azúcar
como las miradas ardientes.

Su piel se extiende
como una pancarta
de pecas y sabores.

Amanezco desde su piel
para regarme en el día.

No hay comentarios: