martes, 8 de marzo de 2011

Ella (pequeña)






En medio de la avenida de la Corrupción,
ella (pequeña),
la que me obsequió este bolígrafo violeta,
se detuvo.

Ella (pequeña)
cargando su bolsito con agenda,
fotos y contradicciones,
se detuvo.

Sí, repito, Ella (pequeña),
esgrimiendo su voz,
su llanto,
su risa,
sus pechos y
sus caderas,
se detuvo.

Ella (pequeña) extendió su mano
(también pequeña, ilumindada de plata)
ante un ornamentado y brillante
camión
y lo detuvo.

Miró fijamente el radiador,
ese orgulloso cuadro abstracto
con un "INTERNATIONAL" invencible en su centro.

Y el camión se detuvo rugiente
y Ella (pequeña) cruzó la avenida de la Corrupción,
montó su bicicleta rosa
y vino a amarme (infinitamente),
con su piel y sus ojos.

martes, 1 de marzo de 2011

ESQUINAS




A veces quiero volver a las esquinas
de la madrugada en que algunos jóvenes
desgranaban sueños
poemas
amores imposibles.

Quiero volver a esas esquinas
a contarles del futuro,
de qué forma
se fueron olvidando
los sueños
los poemas
los amores posibles.

En una esquina de la nada,
ya viejos,
algunos nos cruzamos
a hablar de los muertos
(o a callar de los muertos),
según corresponda.